.

.

23 marzo, 2008

camino largo

En tu propia mano me diste de comer-como a los pájaros-pan y queso con aroma de hinojo, anís, matalahúva.
Acercaste el cáliz a mi boca y yo lo recibí como si un hambre inmortal me delatara.
Estrené falda nueva, zapatos de tacón, trenzas de oro.
Y luego fui al olvido.
(Pero siempre lo supe:que nada amaba tanto y no habría camino más largo
que el de quererte a solas.)





(gracias por la canción, Ana)

2 comentarios:

Ana (...) dijo...

Por el título y lo que cuentas te sugiero que te des una vuelta por el imeem, hay una rumba de la que no sé título ni autor, :-), la dejé como Rumbas baile completo y es una maravilla al compás.

Ana (...) dijo...

Qué bueno Fode, qué bueno.

Me alegro mucho que te guste, espero que también te llegue este abrazo.