.

.

06 julio, 2010

extrañeza


Me he arrepentido y no sé ni por qué. A veces la desilusión asalta a la primera esquina.
Bien, me sigo sintiendo contenta por pequeñas cosas, sigo disfrutando el hecho de que he sonreído mucho estos dos días anteriores, la verdad, hacía bastante que no me divertía tanto con las ocurrencias que me decían. Hacía bastante tiempo que las cosas parecían ir de mal en peor y cando menos lo espera uno: zaz! hay un espacio de cosas agradables.
Lamentablemente a veces mi imaginación camina tanto que me pierdo en el camino y el regreso se vuelve muy cansado y con desilusión. ( no hablo para nada de mi adicción al azúcar)
Hace un tiempo que he decidido darle vuelta a mi mundo, de a pocos lo voy logrando, y aunque quisiera fuese más a prisa, he llegado a comprender que no es en mi tiempo. Yo pongo el deseo, la valentía, el riesgo y la certeza de que es lo que quiero...pero, algo más fuerte que yo es quien pone el tiempo.
NO estoy loca, si quiero cambiar mi rumbo no es pecado ni es para que me critiquen, es para vivir!!! y eso es un nuevo ingrediente en mi menú.
y por otro lado....¿Sabes? me hubiese gustado que me dijeses esta tarde que admiras el valor que tengo. pero lo único que logré escuchar es que es mejor que me siga quedando anclada. Bien, yo soy de riesgos y esa es mi naturaleza.


2 comentarios:

Francisco dijo...

Hola Loretxu, la vida es un continuo cambio... cambian los tiempos, cambiamos nosotros, y ya no somos los mismos de ayer... unas veces es nuestra la voluntad, otras las corrientes que nos llevan, pero siempre para mejorar y como dices para vivir. Un abrazo

Loretxu dijo...

gracias Francisco.