.

.

06 octubre, 2010

martes

después de derramar cantidad incontable de lágrimas y suspirar como si me quedase el último aliento de vida, he acallado mi mente algunos minutos, he mirado al cielo y he suplicado una vez más que el auxilio llegue a mi. me he ido a dormir y me he olvidado de todo mientras dormía (ojalá no hubiese despertado...es algo que he deseado incontables ocasiones y por algún tiempo he creído olvidado este sentimiento, pero veo que sigue allí, incrustado en mi).
Por la mañana he abierto y mis ojos y he pensado que sería un día tan terrible como los 5 anteriores. Me he llevado la sorpresa que hubo una palabra al menos que me condujo a una media sonrisa. Frìo, todo es muy frìo, simple y sin emociòn. ¿prefiero esto o el silencio? que se yo...lo que prefiero es descansar y terminar para siempre con este sentimiento que cada vez me agota màs y me hace sentirme como un perrillo deseando que caigan las migajas de pan de la mesa de su amo.

¿y ahora que sigue? no tengo la más mínima idea de lo que debo decir o debo preguntar o actuar. No lo sé.

El cielo esta lleno de nubarrones
la tormenta ha sacudido fuertemente
el espacio de mis besos
un silencio acompaña a otro
mi mente es un peligro inminente
mi sueño es solo sueño
mi amor es solo mi amor
mis brazos están cansados
de permanecer extendidos
hace mucho que ellos te buscan
y lo único que encuentran son silencios
silencios
¿y ahora que hago yo?
si mi casa ha sido deshabitada
si la tristeza ocupa los rincones
y las ventanas solamente
miran nostalgias
si un día estuviste
no recuerdo como fue
tan solo recuerdo
como el viento dejó para después
el momento que nunca existió.
¿para què quieres mi amor?
si lo unico que haces
es huir de este balcòn...


3 comentarios:

Francisco dijo...

Un saludo Loretxo, con esas palabras a mi tambien me transmites tristeza.

Siempre te deseo lo mejor.

Loretxu dijo...

Gracias Francisco!

No es mi intención contagiarte de la tristeza, pero a veces ella se entromete, verdad?

bueno, al mal tiempo, darle prisa!

abrazos a ti:)

Fran dijo...

Lo peor de la tristeza es que es muy egoista y comodona, cuando se instala se va haciendo fuerte, va ampliando su poder hasta acabar con nuestros deseos, con nuestra fuerza y terminamos aprendiendo a vivir con ella aunque nos este matando segundo a segundo.
Ojala el tiempo te de mucha fuerza para conseguir lo que quieras.